Back to Top

contacto@nuestrarevista.com.mx

headerfacebook headertwitter
 

Acapulco bien vale una tregua humanitaria

IMG-6280.jpgEl huracán Otis categoría 5 inició como depresión tropical a las 9:00 del día 22 de octubre. Para las 15:00 horas se fortaleció como tormenta tropical 800 kilómetros al sur sureste de Acapulco.

El día 23, a las 12:00 horas, aumentó de intensidad a huracán categoría 1, a 235 kilómetros al sur sureste de Acapulco. Para las 13.00 horas aumentó de intensidad a categoría 2, a 220 kilómetros al sur sureste de Acapulco. Para las 15:00 horas, dos horas después, aumentó de intensidad a huracán categoría 3, a 185 kilómetros al sur sureste de Acapulco.

Para las 18:00 horas del 24 de octubre aumenta de intensidad a huracán categoría 4, a 135 kilómetros, al sur sureste de Acapulco, Guerrero. Y para las 21:00 horas aumentó de intensidad a huracán 5, a 125 kilómetros al sur sureste de Acapulco. Finalmente, a las 24:25 horas, el centro del huracán categoría 5 tocó tierra en la costa central de Acapulco.

Una tragedia que afectó a toda la población, así como a toda su infraestructura urbana y hotelera y turística, la principal fuente de ingresos del puerto. En la última información, brindada por fuentes gubernamentales, actualizó 39 es la cifra de víctimas mortales, como consecuencia del paso del huracán Otis por las costas de Guerrero. Asimismo, actualizó el censo de viviendas afectadas en 220,035. Sin embargo, aún falta mucho para conocer los datos definitivos.

Ante la ola de críticas a la actuación del gobierno en el marco de la crisis derivada por el fenómeno meteorológico, el sábado 28 de octubre el presidente Andrés Manuel López Obrador reaccionó con un mensaje al país:

“Me comunico con todos ustedes, todos los mexicanos, en especial con los guerrerenses para informar sobre la situación de Acapulco.”

“Es importante que ustedes conozcan lo que sucedió y lo que estamos haciendo para enfrentar esta emergencia porque hay mucha desinformación, mucho politiquería. Quieren utilizar esta desgracia con propósitos electorales. Nuestros opositores, que son muy viles; los conservadores zopilotean, no les importa el dolor de la gente lo que quieren es dañarnos y lo que quisieran es que hubiesen muchísimos muertos para contarlos y sacar de ellos provecho. Regresar al gobierno es lo que quieren para seguir robando, para seguir saqueando a México.”

“Miren lo que puso Fox ayer, es lamentable que un expresidente de México se exprese de esa forma; ¿Como engañó a tanta gente este señor? En serio lo que escribió el señor ex presidente de nuestro gran país es de pena ajena. Lo que dice : ‘No me queda más que decirles que chingue su madre a todos los que nos gobiernan, militares o no, resuelvan Acapulco inmensa desgracia en qué están nuestro el país’. “

Leer más: Acapulco bien vale una tregua humanitaria

La marcha de los fideicomisos

IMG-6188.jpgTrabajadores del Poder Judicial de la Federación (PJF) y ciudadanos marcharon este domingo en diversas partes del país en contra de la eliminación de 13 fideicomisos, aprobada en la Cámara de Diputados, y en defensa de su autonomía.

Los manifestantes expresaron su rechazo a los señalamientos del presidente Andrés Manuel López Obrador respecto a que la eliminación de los fideicomisos no afecta a la base trabajadora.

“No son privilegios, son nuestros derechos”, fue la consigna más repetida, además de “México, escucha, esta es tu lucha”, convocando a la sociedad a sumárseles.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador al referirse a la marcha en cuestión, manifestó que era “una marcha para mantener privilegios. Es de pena ajena. Además, mintiendo. Aquí hemos dicho: no se les va a quitar salarios, no se les van a disminuir sus sueldos a los trabajadores del Poder Judicial, ni se les van a quitar prestaciones, nada. Es lo de arriba, que es una vergüenza: servicio médico especial, hasta para hacerse, lo he dicho y lo repito, cirugías plásticas; cajas de ahorro especial, se llevan, cuando terminan, los altos funcionarios del Poder Judicial, 20, hasta 30 millones de pesos de retiro; siguen recibiendo sus sueldos casi íntegros cuando se retiran; desde luego, mantenimiento para sus viviendas, viáticos. Muchísimas prestaciones.”

Y, aclaro: “Nosotros estamos en contra de eso porque estamos aplicando una política de austeridad republicana: yo llegué aquí y me reduje el sueldo a menos de la mitad de lo que ganaba el presidente Peña Nieto y desde que llegamos no hemos comprado un vehículo nuevo para funcionarios.

El presidente argumentó: “Por ejemplo, los ministros de la corte pues hay que entenderlos, cómo no van a estar inconformes si no quieren perder sus privilegios. Pero ¿por qué no aceptan que el presupuesto es dinero de todo el pueblo y que tenemos que distribuirlo con justicia, con equidad, que no puede ser que el dinero del pueblo beneficie más a una minoría.”

Continuó preguntando: ”¿Cuál es el derecho que tienen algunos de obtener más del presupuesto que el derecho que tienen los indígenas, los campesinos, las personas vulnerables? Incluso la justicia es darle más al que tiene menos, porque no puede haber trato igual entre desiguales.”

López Obrador señaló en seguida, “yo entiendo que se acostumbraron a vivir colmados de atenciones, de privilegios, y ahora se les está planteando: Ya no te quedes con 700 mil pesos mensuales, acepta la mitad y vas a tener para lo indispensable y más, pero lo que aportes, lo que tienes de más, se va a utilizar para darle al que le hace falta.”

Cuestionó, en su argumentación: “¿O qué, el presupuesto nos lo tenemos que gastar nosotros, los que trabajamos en el gobierno? Así estaba antes, el gobierno estaba ensimismado, todo el presupuesto era para los que trabajaban en el gobierno, porque de esa manera, tratando así muy generosamente a los del gobierno, podían permitir que unos cuantos se dedicaran a saquear a México.” Finalmente señaló.

Leer más: La marcha de los fideicomisos

Encuestas y responsabilidad ciudadana

IMG-6079.jpgEl ambiente electoral que se vive en algunos sectores de la sociedad de nuestro país rumbo a las elecciones del 2024 es por demás explicable y entendible. El jurista y politólogo alemán Hermann Heller explica la política como “la función del Estado que consiste en la organización y activación autónomas -es decir, soberanas- de la cooperación social-territorial, fundada en la necesidad histórica de un status vivendi común que armonice todas las oposiciones de interés dentro de una zona geográfica”.

En este ambiente, recientemente se han dado a conocer una serie de encuestas que señalan o reflejan las preferencias electorales al momento de haber sido levantadas. Algunos resultados son los siguientes:

La preferencia general entre la población es para la morenista Claudia Sheinbaum, con un 49%, mientras que la aspirante del bloque opositor, Xóchitl Gálvez, obtiene un 26%. Movimiento Ciudadano aún no ha definido un cabeza de cartel, algo que espera que ocurra alrededor de un 58% de los consultados en la encuesta de Enkoll para EL PAÍS y W Radio.

La encuesta nacional de vivienda realizada por la empresa Buendía & Márquez para El Universal se concluyó que Morena obtuvo el primer lugar de “simpatía” entre los encuestados con un 53%; mientras que PVEM y PT alcanzó el 5%; por su parte, el Frente Amplio por México generó el 21% en las preferencias, sin embargo, cada partido que integra al FAM obtuvo por separado: PAN 11%, PRI 8% y PRD 2%; finalmente.

La intención de voto para Claudia Sheinbaum Pardo, virtual candidata presidencial de Morena, para las próximas elecciones del 2 de junio de 2024 es del 64 por ciento, de acuerdo con la quinta encuesta nacional preelectoral de la casa Covarrubias y Asociados.

De acuerdo con esta casa encuestadora, Claudia Sheinbaum lidera las preferencias del voto de cara a las elecciones presidenciales con un 64 por ciento, muy por encima del 17 por ciento que votaría por la virtual candidata del Frente Amplio por México, Xóchitl Galvéz.

Independientemente que las encuestas resultan ser una gran herramienta, en estas fechas son más importantes para los políticos en campaña que para los electores. Con la información de las encuestas los candidatos y sus equipos recopilan indicios acerca de las oportunidades existentes para realizar con éxito una campaña y recabar la información necesaria para la planeación de la misma, como la imagen más adecuada del candidato o candidata o los temas que le interesan a los electores y sus posiciones frente a ellas.

A pesar de que los tiempos político electorales se nos han adelantado, aún quedan meses para que el ciudadano se presente a las urnas, tiempo suficiente para que analice candidatos y propuestas y así esté en condiciones de decidir.

La pregunta ahora es: ¿cuándo decide el elector su voto?

Leer más: Encuestas y responsabilidad ciudadana