Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

23Noviembre2014

Edición No. 196 Del 16 al 23 de Noviembre de 2014

El péndulo es un sistema mecánico que puede oscilar con la fuerza gravitatoria u otra fuerza como la elasticidad por ejemplo. En este hay un eje horizontal de donde pende un hilo o varilla y de donde pende una masa en el extremo inferior.

La sociedad humana tiene condiciones y características únicas que la hacen increíblemente compleja. Un día tuve el gusto de escuchar una plática de una mujer española que nos contaba acerca de las costumbres y estilo de vida de ese país. Había unas cosas que me sorprendieron, ya que distaban muchísimo del comportamiento de la gente en México. Muchas prácticas liberales que en este lado del mundo y en especial en este país no serían del agrado de muchos. Al preguntarle acerca de esto, ella mencionó La Teoría del Péndulo, la cual me quedo profundamente gravada y considero que es una de las teorías sociales de más importancia para el estudio del comportamiento de las sociedades y sus gobiernos.

Esta teoría sostiene que “Todas las corrientes ideológicas (ya sean políticas, sociales o económicas) van oscilando dentro de un péndulo. Primero el péndulo se mueve de un extremo para pasar al otro, pero siempre tenderá a ir hacia el centro y los recorridos de este serán cada vez más cortos. Sin embargo, en ningún momento el péndulo dejará de moverse.*”

Del orden al caos, del socialismo al capitalismo, de conservadores a liberales, de libertadores a opresores, todas las sociedades del mundo han pasado de un estado social a otro en un lapso de tiempo, y este siempre tiende hasta llegar al otro extremo del tema en cuestión. ¿Por qué no puede la sociedad quedarse a la mitad del recorrido? Tal vez por que el ser humano es tan ambicioso y tiene tantas ganas de buscar siempre más y mejores condiciones de vida que no sabe apreciar el momento en que el péndulo pasa por la mitad del camino. No concibe quedarse quieto en el mejor momento social, sino que quiere seguir impulsando una ideología hasta llegar al extremo de la misma, en donde se dará cuenta que llegar al extremo no era lo mejor y la sociedad empezara su camino de regreso al lado opuesto.

Los gobiernos deben ser responsables de analizar este tipo de situaciones e identificar cuando la sociedad se está acercando al extremo del péndulo, para impulsar políticas que frenen el impulso frenético humano y el camino hacia el extremo sea más corto para empezar a bajar de nuevo hacia el centro. Desafortunadamente hay gobiernos que en lugar de promover que la sociedad esté cerca del centro, toman una postura radical y extrema que lleva el péndulo hasta su máxima capacidad de recorrido hacia un lado, el problema de esto es que no se puede contradecir a Newton, la gravedad o en este caso la misma sociedad hará que el péndulo se vaya con más fuerza al otro lado.

Hoy vivimos en nuestro país un buen ejemplo, y además de corto plazo, de la teoría del péndulo; hasta hace unos años México se distinguía por ser el país más católico del mundo, de rasgos muy conservadores, un país de libertades sociales; pero el péndulo haría su trabajo, y hoy se distingue por ser un país muy violento, donde las libertades sociales se fueron al libertinaje, donde la religión ya pasa a segundo término. México iba en camino al lado violento del péndulo y el gobierno le dio un empujón más, promoviendo acciones que llevaran de manera más rápida a nuestro país al extremo en que nos encontramos. Pero esto no es para siempre, y con la misma fuerza que llegó al extremo violento, regresará hacia el otro lado pasando por el centro y regresando a un país muy tranquilo, conservador y religioso.

Esta es la teoría del péndulo, un reflejo del comportamiento social de la humanidad a través de la historia. Vale la pena estudiar con detenimiento esta y otras teorías para poder comprender que la vida humana tiene ciclos, y que cuando aprendamos a controlarlos y aprovecharlos para nuestro beneficio, entonces será cuando podamos vivir en plenitud. Esto no es nuevo, las sociedades de la antigüedad sabían con bastante precisión acerca de los ciclos de la vida, y sus proyecciones sociales no estaban basadas en años o sexenios, sino en centenares o incluso miles de años. Hoy parece que nos hemos olvidado del tiempo, pareciera que no podemos ver más allá de un sexenio o como máximo una decena de años. Nos hemos olvidado que la humanidad en el tiempo ha estado presente miles de años y bien dice el dicho “quien no recuerda su historia, está condenado a repetir los mismos errores”.

Es momento de pensar más ampliamente acerca de la humanidad en La Tierra, de pasar de ser simples personas que vivimos el momento y que solo nos interesa nuestro bienestar personal, a ser verdaderos humanos que pueden pensar por encima de las cosas mundanas que nos rodean todos los días. ¿En que ciclo del péndulo estamos viviendo? ¿Hay acaso péndulos más pequeños dentro de un péndulo mayor? Es tiempo de convertirnos en verdaderos profetas del mundo, aquellos que pueden pensar en el bienestar a largo plazo y entender que hay momentos de orden y hay momentos de libertad, que hay ocasiones en las que las violencia estará presente y hay etapas en que habrá tranquilidad. No importa si estamos en el buen lado del péndulo o si nos tocó el lado triste, lo que importa es que entendamos a la sociedad humana tal y como es, y que independientemente de la situación social del momento de nuestra vida, busquemos las mejores acciones que nos permitan vivir en plenitud y felicidad.

(*Definición extraída de elcerebrohabla.com)

 

 

Twitter: @escamilla2000

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook